Tu pie podría determinar tu personalidad.

Tu pie podría determinar tu personalidad.

Según algunos estudios la forma de nuestros pies podría determinar nuestra personalidad.

¿Nos lo creemos?

Sabemos que la genética nos determina, sin embargo, hasta qué punto los rasgos físicos influyen en nuestra forma de ser es en muchos casos todavía un misterio.

Estas teorías sostienen que caminamos de una forma diferente según nuestro estado de ánimo, lo cual tienen sentido. De hecho, si os fijáis en la forma de caminar de algunas personas cuando están enfadadas o contentas, veréis algunos rasgos comunes.

Hasta aquí bien, podemos creer. Es ahora cuando se pone interesante. Si este hecho fuera efectivamente cierto, al cabo de muchos años el pie podría acabar reflejando uno de los estados predominantes de la persona que camina sobre ellos. De tal forma que genéticamente nuestros pies podrían habernos “transmitido” unos estados de ánimo o personalidad de los pies de nuestros progenitores.

Incluso existe una clasificación de pies basada en nuestros orígenes:

 

El pie egipcio sostiene que el dedo gordo es más largo, los demás van decreciendo hasta el meñique. Este tipo de pie tiene una personalidad emprendedora y protagonista. Se dice que viene de los gobernantes del antiguo Egipto y Hawái, que andaban siempre en sandalias.

 

El pie romano es quizás uno de los más comunes. Todos los dedos están más o menos a la misma altura salvo el pequeño. Suelen ser personas tímidas, pero con un profundo intelecto y grandes pensadores.

 

El pie griego es el que suelen tener las estatuas griegas. El dedo segundo es más largo que el gordo mientras que los demás decrecen hasta el pequeño. Indica una personalidad trabajadora, alegre, infantil, sociable y familiar.

 

Nostálgico y sentimental es el pie germánico. Se dice que viene de Europa central. Este pie suele tener el dedo gordo más largo que los demás. El resto forman una línea recta.

 

Por último, el pie celta. Es el más desordenado, los dedos suelen formar escaleras irregulares. Índica una personalidad poco convencional e inquieta.

 

¿Y vosotros?, ¿qué tipo de pie tenéis?, ¿os lo creéis?

Esperamos vuestras respuestas.